Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > El contrato social (Jean Jacques Rousseau)

 

El contrato social (Jean Jacques Rousseau) - pág.22

Indice General | Volver

Página 22 de 140


de existir con anterioridad á ellos.
No es fácil decir cuanta oscuridad esta falta de exactitud ha
producido en las decisiones [35] de los autores en materias de derecho
político, cuando han querido juzgar los derechos respectivos de los reyes
y de los pueblos segun los principios que habian establecido. Cualquiera
puede ver, en los capítulos III y IV del libro primero de Grocio cuanto
este sabio y su traductor Barbeirac se enredan y se embarazan con sus
sofismas, por temor de hablar demasiado ó de no decir lo bastante segun
sus miras, y de chocar con los intereses que habian de conciliar. Grocio,
refugiado en Francia, descontento de su patria y con ánimo de hacer la
corte á Luis XIII, á quien dedicó el libro, no perdona medio para despojar
á los pueblos de todos sus derechos y para revestir con ellos á los reyes
con toda la habilidad posible. Lo mismo hubiera querido hacer Barbeirac,
que dedicaba su traduccion á Jorge I, rey de Inglaterra. Pero
desgraciadamente la espulsion de Jacobo II, que él llama abdicacion, le
obligó á ser reservado, á buscar efugios y á tergiversar, paraque no se
dedujese de su obra que Guillermo era un usurpador. Si estos dos
escritores hubiesen adoptado los verdaderos principios, todas las
dificultades hubieran desaparecido y no se les podria tachar de
inconsecuentes; pero hubieran dicho simplemente la verdad sin adular mas
que al pueblo. La verdad empero no guia á la fortuna, y el pueblo no da
embajadas, ni obispados, ni pensiones. [36]



Capítulo III
Si la voluntad general puede errar



De lo dicho se infiere que la voluntad general siempre es recta, y
siempre se dirije á la utilidad pública; pero de aqui no se sigue que las
deliberaciones del pueblo tengan siempre la misma rectitud. Queremos
siempre nuestra felicidad pero á veces no sabemos conocerla: el pueblo no
puede ser corrompido, mas se le engaña á menudo, y solo entonces parece


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-140  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados