Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Vanina Vanini (Stendhal)

 

Vanina Vanini (Stendhal) - pág.16

Indice General | Volver

Página 16 de 26



Vanina fue a hacer una visita indispensable al cura del pueblo San Nicolo, acaso espía de los je­suitas. A1 volver a comer, a las siete, encontró de­sierta la pequeña habitación donde se escondía su amante. Fuera de sí, corrió a buscarle por toda la casa. No estaba. Desesperada, volvió a la pequeña habitación y sólo entonces pudo ver una esquela, en la que leyó:
Me voy a entregar preso al legado; desespero de nuestra cauta; el cielo está contra nosotros ¿Quién nos ha traiciona­do? Al parecer, el miserable que re arrojó al pozo. Puesto que mi vida es inútil a la pobre Italia, no quiero que mis compa­ñeros, al ver que .soy el único al que no han detenido, puedan figurarse que los he vendido. ¡Adiós! Si me amar, piensa en vengarme. Busca, aniquila al infame que nos ha traicionado, aunque fuera mi padre.
Vanina, medio desvanecida y sumida en el más espantoso dolor, se dejó caer en una silla. No podía decir palabra; tenía los ojos secos y le ardían.
Por fin cayó de rodillas exclamando:
-¡Santo Dios!, recibe mi promesa; sí, castigaré al infame que ha traicionado, pero antes hay que po­ner en libertad a Pedro.
Pasada una hora, estaba en camino hacia Roma. Hacía tiempo que su padre la instaba a que volviera. En su ausencia había arreglado su boda con el prín­cipe Livio Savelli. Nada más llegar, don Asdrúbal le habló, temblando, de esta boda. Con gran asombro suyo, Vanina consintió desde las primeras palabras. Aquella misma noche, en casa de la condesa Vitte­leschi, su padre le presentó casi oficialmente a don Livio. Vanina habló mucho con él. Era el joven más elegante y el que tenía los mejores caballos; pero, si bien pasaba por ser muy inteligente, su carácter te­nía tal fama de ligereza, que no era en absoluto sos­pechoso para el gobierno. Vanina pensó que, empezando por enamorarle, podría hacer de él un agente cómodo. Como era sobrino de monseñor Savelli-Catanzara, gobernador de Roma y ministro de la policía, suponía que los espías no se atreverían a seguirle.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados