Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Vanina Vanini (Stendhal)

 

Vanina Vanini (Stendhal) - pág.15

Indice General | Volver

Página 15 de 26



-Si quieres hacerme caso añadió-, nos iremos ahora mismo a San Nicolo.
Missirilli accedió. Fueron a pie hasta el coche de la joven princesa, que esperaba a media legua de la ciudad con la señora de compañía.
A1 llegar al palacio de San Nicolo, Vanina, preocupada por lo que había hecho, estuvo más ca­riñosa que nunca con su amante. Pero le parecía que, al hablarle de amor, estaba representando una comedia. La víspera, cuando le estaba traicionando, había olvidado los remordimientos. Ahora, mientras le estrechaba entre sus brazos, se decía: «Le pueden decir cierta palabra, y una vez pronunciada esa pala­bra sentirá por mí un horror instantáneo y eterno.»
A medianoche entró bruscamente en la habita­ción de Vanina uno de sus criados. Este hombre era carbonario, pero ella no lo sabía. De modo que Missirilli tenía secretos para ella, hasta en estos de­talles. Vanina se estremeció. Aquel hombre venía a avisar a Missirilli de que aquella noche habían sido copados en Forli y detenidos diecinueve carbonar­los que volvían de la vendita. Aunque los cogieron de improviso, escaparon nueve. Los carabineros lograron llevar diez a la prisión de la ciudadela. A1 entrar, uno de ellos se arrojó a un pozo muy pro­fundo y se mató. Vanina perdió el dominio de sí misma; afortunadamente, Pedro no lo notó: habría podido leer la infamia en sus ojos.
-En este momento -añadió el criado-, la guarni­ción de Forlì forma una fila en todas las calles. Los soldados están tan cerca uno de otro, que pueden hablarse. Los habitantes sólo pueden atravesar la calle por el lugar en que está un oficial.
Cuando salió este hombre, sólo un instante permaneció Pedro pensativo.
-Por el momento, no hay nada que hacer -dijo por fin.
Vanina estaba moribunda; temblaba bajo la mi­rada de su amante.
-Pero ¿qué te pasa? -le preguntó él.
En seguida pensó en otra cosa y dejó de mirarla: A la mitad del día, Vanina se arriesgó a decirle:
-Otra vendita descubierta; creo que ahora esta­rás tranquilo por algún tiempo.
-Muy tranquilo -contestó Missirilli, con una son­risa que lahizo estremecerse.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados