Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La otra vuelta de tuerca (Henry James)

 

La otra vuelta de tuerca (Henry James) - pág.101

Indice General | Volver

Página 101 de 115



   -¿Quiere usted decir que desde ayer ha visto...?
   Sacudió la cabeza con dignidad.
   -¡He oído!
   -¿Oído?
   -¡Horrores! De labios de esa niña. ¡Ay! -suspiró con trágico alivio. Le doy mi palabra de honor, señorita; dice cada cosa...
   Pero ante aquella evocación se derrumbó; se dejó caer sobre el sofá y, tal como lo había visto hacer en otras ocasiones, dio rienda suelta a su angustia.
   -¡Oh, gracias a Dios! -exclamé.
   Se puso de pie de un salto y secóse los ojos con el dorso de la mano.
   -¿Gracias a Dios? -gruñó.
   -¡Esto me justifica!
   -¡Desde luego, señorita!
   No hubiera deseado un énfasis mayor.
   -¿Tan horrible es?
   Me di cuenta de que mi colega no encontraba las palabras con que expresarse.
   -Algo realmente inconcebible.
   -¿Sobre mí?
   -Sí, señorita, sobre usted.., puesto que debe saberlo. Dice cosas que rebasan todo límite, algo inconcebible en una niña. No sé dónde pudo haberlo aprendido.
   -¿El espantoso lenguaje que usa al hablar de mí? ¡Yo sí puedo decírselo! -exclamé, estallando en una risa lo bastante significativa.
   Pero mi amiga se puso todavía más seria, si era posible.
   -Bueno, tal vez también yo debería saberlo... ya que muchas de esas cosas las había oído antes. Sin embargo, no puedo soportarlo -repitió al tiempo que echaba una ojeada a mi reloj, colocado sobre la mesa de noche. Debo irme.
   Logré retenerla tomándola por un brazo.
   -Pero si usted no puede soportarlo...
   -¿Cómo puedo seguir con ella, quiere usted decir? Pues precisamente para eso, para sacarla de aquí. Para alejarla de ellos.
   -¿Para que sea diferente? ¿Para que se libere? -pregunté, casi con alegría-. Entonces, no obstante lo ocurrido ayer, ¿usted cree...?
   -¿En tales cosas?
   La simple indicación "de ellos" no requirió, a la luz de su expresión, mayores detalles; tuve el convencimiento de que estaba más que nunca de mi parte.
   -¡Sí, sí, creo!
   Tuve una gran alegría. ¡Seguíamos aún hombro con hombro; y mientras continuara teniendo esa seguridad, no me importaba nada de lo que pudiera ocurrir! Sería mi apoyo en presencia del desastre, de la misma manera que lo había sido durante mi necesidad inicial de contar con una confidente.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 101 102 103 104 105 106 107 108 109 110 111 112 113 114 115 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-115  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados