Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La otra vuelta de tuerca (Henry James)

 

La otra vuelta de tuerca (Henry James) - pág.16

Indice General | Volver

Página 16 de 115



   -¿Que nunca he sabido...? ¡Oh, no pretendí decir eso!
   -Entonces, ¿cree usted que Miles puede ser malo?
   -En efecto, señorita, a Dios gracias.
   Después de pensar un momento, acepté aquella declaración.
   -¿Quiere usted decir que un niño que nunca...?
   -¡Para mí, no es un niño!
   Apreté aún más.
   -¿Quiere usted decir que un niño tiene que ser travieso? -y en seguida, anticipándome a su respuesta, continué-: Yo opino lo mismo. Claro que no hasta el grado de contaminar...
   -¿Contaminar?
   Aquella extraña expresión la había desorientado.
   -Corromper -le aclaré.
   Me miró fijamente mientras yo pronunciaba la nueva palabra, luego estalló en una extraña carcajada.
   -¿Teme que Miles pueda corromperla?
   Me hizo aquella pregunta con una ironía tan evidente, que tuve que reírme también, aunque un poco nerviosa tal vez, para no ponerme en ridículo.
   Pero al día siguiente, poco antes de salir, volví a abordarla en otra parte de la casa.
   -¿Cómo era la dama a la que he venido a sustituir?
   -¿La última institutriz? Era también joven y guapa, casi tan joven y guapa como usted, señorita.
   -¡Ah!, me imagino entonces que su belleza y juventud la ayudaron... -murmuré- parece que a él le gusta que seamos jóvenes y guapas.
   -¡Desde luego! -afirmó la señora Grose-. Le gusta que todo el mundo sea así -y no bien había dicho aquello cuando se apresuró a añadir-: Me refiero, claro, al amo.
   La aclaración me desconcertó.
   -¿A quién se refería usted antes?
   -Claro está que a él -dijo la señora Grose con voz neutra, pero ruborizándose.
   -¿Al amo?
   -¿A quién, si no?
   Era tan evidente que no podía referirse a ninguna otra persona, que un segundo más tarde había dejado de pensar que la señora Grose había dicho por accidente más de lo que pretendía decir; y me limité a preguntarle lo que me interesaba saber.
   -¿Vio ella algo en el niño que...?
   -¿Que no estuviera bien? Nunca me habló de ello. Tenía algunos reparos, pero logré superarlos.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-100   101-115  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados