Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Para leer al atardecer (Charles Dickens)

 

Para leer al atardecer (Charles Dickens) - pág.10

Indice General | Volver

Página 10 de 13


hermosa Carolina, hasta que acabó desmayándose en mis brazos como si le hubieran
disparado. Llegó el amo; en su actitud, su rostro y su voz no era ya el amo que
conocía yo: se parecía a sí mismo tanto como yo a él. Me cogió, y después de
dejar a Carolina en su cama del hotel al cuidado de una camarera, me condujo en
un carruaje furiosamente a través de la oscuridad, cruzando la desolada
Campagna. Cuando se hizo de día y nos detuvimos en una miserable casa de postas,
hacía doce horas que todos los caballos habían sido alquilados y enviados en
distintas direcciones. ¡Y fíjense bien en esto! Habían sido alquilados por el
Signore Dellombra, que había pasado por allí en un carruaje con una asustada
dama inglesa acurrucada en una esquina.
Tras emitir un prolongado suspiro, el correo genovés dijo que nunca había oído
que nadie la hubiera vuelto a ver más allá de ese punto. Lo único que sabía es
que se desvaneció en un infame olvido llevando a su lado el temible rostro que
había visto en su sueño.
-¿Y cómo llaman a eso? -preguntó con tono triunfal el correo alemán-.
¡Fantasmas! ¡Ahí no hay fantasmas! ¿Cómo llaman a esto que voy a contarles?
¡Fantasmas! ¡Aquí no hay fantasmas!
» En una ocasión (siguió diciendo el correo alemán) me contraté con un caballero
inglés, anciano y soltero, para recorrer mi país, mi Patria. Era un hombre de
negocios que comerciaba con mi país y conocía la lengua, pero que no había
estado nunca allí desde su adolescencia... y por lo que yo consideré que debían
haber transcurrido unos sesenta años.
» Se llamaba James y tenía un hermano gemelo llamado John, que era también
soltero. Un gran afecto unía a esos hermanos. Tenían un negocio común en
Goodman´s Fields, pero no vivían juntos. El señor James habitaba en Poland
Street, esquina a Oxford Street, en Londres; y el señor John residía cerca de
Epping Forest.
» El señor James y yo íbamos a partir para Alemania en una semana. El día exacto
dependería de un negocio. El señor John llegó a Poland Street (cuando yo
habitaba ya en la casa) para pasar esa semana con el señor James. Pero al


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados