Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Para leer al atardecer (Charles Dickens)

 

Para leer al atardecer (Charles Dickens) - pág.4

Indice General | Volver

Página 4 de 13


Y en cuanto a que
fuera un poco sombrío, lo había alquilado principalmente por los jardines, y él
y su amada pasarían a su sombra tiempo veraniego.
»-¿Todo bien entonces, Baptista? –pregunté
»-Indudablemente; muy bien.
» Para nuestro viaje contábamos con un carruaje que acababan de construir para
nosotros y que e todos los aspectos resultaba conveniente. El matrimonio ocupó
su lugar. Ellos estaban felices. Yo me sentía feliz viendo que todo era
brillante, viéndolo tan bien situado, dirigiéndome a mi propia ciudad
enseñándole mi lengua mientras viajábamos a la doncella, la bella Carolina, cuyo
corazón era alegre y risueño, y que era joven y sonrosada.
» El tiempo volaba. Pero observé -¡y les ruego que presten atención a esto (y en
ese momento el correo bajó el volumen de su voz)-, a veces observé que mi señora
se encontraba meditabunda, de una manera muy extraña, de una manera que daba
miedo, de una manera desgraciada, y percibí en ella una vaga sensación de
alarma. Creo que empecé a darme cuenta de ello cuando ascendía colina arriba al
lado del carruaje y el amo iba por delante. En cualquier caso, recuerdo que
quedó grabada en mi mente una noche, en el sur de Francia, cuando me pidió que
llamara al amo; y cuando éste vino y caminó un largo trecho hablando con ella
afectuosamente, poniendo una mano en la ventanilla abierta para sujetar la de
ella. De vez en cuando se reía alegremente, como si se estuviera burlando de
ella por algo. Al cabo de un rato, ella reía y entonces todo iba bien de nuevo.
» Aquello me resultó curioso y le pregunté a la hermosa Carolina. ¿Se encontraba
mal el ama? No. ¿Desanimada? No. ¿Temerosa de los malos caminos, o los bandidos?
No. Pero lo que me resultó más misterioso fue que la bella Carolina no me mirara
directamente al darme la respuesta, sino que contemplara la vista.
» Pero un día me contó el secreto.
» -Si deseas saberlo -dijo Carolina-, he descubierto, escuchando aquí y allá,
que el ama está hechizada y obsesionada.
» -¿Y cómo?
» -Por un sueño. »
» -¿Qué sueño?
» -El sueño de un rostro. Durante tres noches antes de la boda vio un rostro en
sueños.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados