Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La historia del tío del viajante (Charles Dickens)

 

La historia del tío del viajante (Charles Dickens) - pág.4

Indice General | Volver

Página 4 de 20


damas rieron entre dientes y sofocaron risitas, y que la dama mayor se rió
estruendosamente, y el alguacil y los otros tipos rugieron hasta que se les puso
el rostro colorado y aquello empezaba a resultar peligroso. No puedo recordar
exactamente cuántos vasos de ponche de whisky se bebió cada uno después de la
cena, pero lo que sí sé es que hacia la una de la mañana el hijo mayor del
alguacil perdió el sentido cuando iba a iniciar el primer verso de una poesía
popular, y como desde hacía una hora era el único otro hombre al que podía
vérsele por encima de la mesa de caoba, a mi tío se le ocurrió que casi había
llegado el momento de pensar en, irse, puesto que habían comenzado a beber a las
siete de la tarde, para poder regresar a casa a una hora decente. Pero pensando
que no sería muy cortés irse en ese momento, se levantó de la silla, mezcló otro
vaso, lo alzó a su propia salud, dirigiéndose a sí mismo un discurso limpio y
lleno de cumplidos, y se le bebió con gran entusiasmo. Como todavía nadie
despertaba, mi tío se sirvió un poco más, pero esta vez sin agua, no fuera que
el ponche le sentara mal, y llevándose violentamente las manos al sombrero, se
lanzó a la calle.
Cuando mi tío cerró la puerta del alguacil hacía una noche ventosa, y
sujetándose firmemente el sombrero sobre la cabeza, para impedir que el viento
se lo llevara, se metió las manos en los bolsillos, miró hacia arriba y analizó
brevemente el estado del tiempo. Las nubes pasaban por encima de la luna a la
máxima velocidad: en algunos momentos la oscurecían totalmente, en otros
permitían que brillara en todo su esplendor y arrojara su luz sobre todos los
objetos de alrededor; después volvían a colocarse sobre ella, con mayor
velocidad aún, y lo envolvían todo en la oscuridad.
-Realmente esto no va-dijo mi tío dirigiéndose al tiempo, como si se sintiera
personalmente ofendido-. Esto no es en absoluto el tipo ideal de clima para mi
viaje. No lo haré, a ningún precio -dijo mi tío en tono impresionante.
Y tras repetir aquello varias veces, recuperó el equilibrio con cierta


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados