Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La historia de duendes que secuestraron a un enterrador (Charles Dickens)

 

La historia de duendes que secuestraron a un enterrador (Charles Dickens)

Indice General | Volver

Página 1 de 12


Charles Dickens
La historia de duendes que secuestraron a un enterrador


En una antigua ciudad abacial, en el sur de es parte del país, hace mucho, pero
que muchísimo tiempo -tanto que la historia debe ser cierta porque nuestros
tatarabuelos creían realmente en ella-, trabajaba como enterrador y sepulturero
del campo santo un tal Gabriel Grub. No se deduce en absoluto de ello que porque
un hombre sea enterrador, esté rodeado constantemente por los emblemas la
mortalidad, tenga que ser un hombre melancolico y triste; entre los funerarios
se encuentran los i pos más alegres del mundo; en una ocasión tuve honor de
trabar amistad íntima con uno muy silencioso que en su vida privada, estando
fuera de ser necio, era el tipo más cómico y jocoso que haya gorjeado nunca
canciones osadas, sin el menor tropiezo f su memoria, ni que haya vaciado nunca
el contenido de un buen vaso sin detenerse ni a respirar. Pe no obstante estos
precedentes que parecen contrariar la historia, Gabriel Grub era un tipo
malparado, intratable y arisco, un hombre taciturno y solitario que no se
asociaba con nadie sino consigo mismo, aparte de con una antigua botella forrada
o cestería que ajustaba en el amplio bolsillo de chaleco, y que contemplaba cada
rostro alegre que pasara junto a él con tan poderoso gesto de malicia y mal
humor que resultaba difícil enfrentarlo sin tener una sensación terrible.
Poco antes del crepúsculo, el día de Nochebuena, Gabriel se echó al hombro el
azadón, encendió el farol y se dirigió hacia el cementerio viejo, pues tenía que
terminar una tumba para la mañana siguiente, y como se sentía algo bajo de ánimo
pensó que quizá levantara su espíritu si se ponía a trabajar enseguida. En el
camino, al subir por una antigua calle, vio la alegre luz de los fuegos
chispeantes que brillaban tras los viejos ventanos, y escuchó las fuertes
risotadas y los alegres gritos de aquellos que se encontraban reunidos; observó
los ajetreados preparativos de la alegría del día siguiente y olfateó los
numerosos y sabrosos olores consiguientes que ascendían en forma de nubes
vaporosas desde las ventanas de las cocinas. Todo aquello producía rencor y
amargura en el corazón de Gabriel Grub; y cuando grupos de niños salían dando


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados