Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Jim (Sergio Barranco Ibarbia)

 

Jim (Sergio Barranco Ibarbia)

Indice General | Volver

Página 1 de 6


Jim Sergio Barranco Ibarbi

Theodore Wallace era un hombre joven. Pero sus 28 años no concordaban en absoluto con aquel cuerpo débil y enfermizo y aquel rostro lleno de arrugas prematuras. Aquellos ojos tan hundidos en sus cuencas, su pelo lacio y su cara demacrada le conferían una apariencia tan cadavérica que parecía salido de ultratumba. Nadie en la Nueva Orleans de 1.813 sospechaba siquiera su verdadera edad aunque había habladurías al respecto. Tampoco dejaba de hablarse por aquella época de sus extrañas aficiones y sus aún más extravagantes libros y relatos, de las luces de su mansión encendidas toda la noche o de la extraña mirada de su criado. No faltaba tampoco quien afirmaba que estaba loco.
Pero él sabía que no estaba loco. ¿Cómo podría estarlo? ¿Iban a compararlo con uno de esos locos inútiles que no eran capaces ni de articular una frase coherente? Sería como situarlo junto con todos esos negros que, como su criadoJim, no sabían ni siquiera hablar correctamente, ni mucho menos leer o escribir. Él poseía una inteligencia superior a todos ellos, inclusa a la mayoría de los cuerdos(blancos, por su puesto) y no tenía por qué ocultarlo. Él era un hombre civilizado, de pensamiento científico, de un genio inconmensurable, incomparable con cualquier negro inculto y salvaje como Jim. Y su manía no podía empañar esa superioridad. Su nictofobia era sólo el fruto de su desbordante imaginación.
Pero, por mucho que quisiera negarlo, su miedo a la noche se había convertido en algo obsesivo. La noche era terrible. En ella se amparaban horrores inimaginables que esperaban al acecho para atraparlo. El no debía darles ninguna oportunidad. Nunca salía de su mansión después de la puesta de sol, con la llegada de la oscuridad le venían sudores fríos y su oído se agudizaba hasta oír el más leve ruido.


< Anterior |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados