Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.50

Indice General | Volver

Página 50 de 61


YAGO Por orden especial llegada de Venecia, Casio pasa a ocupar el puesto de Otelo. RODRIGO ¿Es verdad? Entonces Otelo y Desdémona vuelven a Venecia.
YAGO Ah, no: él se va a Mauritania con su bella Desdémona, a no ser que algún accidente demore su marcha. Para lo cual lo más contundente es librarse de Casio.
RODRIGO ¿Qué quiere decir «librarse»? YAGO Pues impedirle que ocupe el puesto de Otelo; cor tarle el cuello. RODRIGO ¿Y-quires que lo haga yo?
YAGO Sí, si tienes valor para hacerte servicio y justicia. Él cena esta noche con una perdida; yo iré a verle. Aún no sabe nada de sus nuevos honores. Si aguardas su salida (yo haré que salga entre las doce y la una), le tendrás a tu alcance. Yo estaré cerca para secundarte y entre los dos lo matamos. Anda, no te desconciertes y ven conmigo. Te haré ver la necesidad de su muerte y tú te sentirás obligado a dársela. Es la hora de la cena y corren las horas. ¡En marcha!
RODRIGO Necesito más razo nes para hacerlo. YAGO Quedarás complacido.
Salen.
IV.iii Entran OTELO, LUDOVICO, DESDITMONA, EMILIA y a compañamiento.
LUDOVICO Os lo ruego, señor. No os molestéis. OTELO Permitid. Me hará bien andar. LUDOVICO Señora, buenas noches. Os doy humildes gracias. DESDÉMONA A vuestro servicio. OTELO ¿Vamos, señor? Ah, Desdémona. DESDÉMONA ¿Señor? OTELO Acuéstate ya. Vuelvo de inmediato. Que no se que de tu dama. Haz como te digo. DESDÉMONA Sí, señor.
Salen [OTELO, LUDOVICO y acompañamiento].
EMILIA ¿Cómo va todo? Parece más amable que antes.
DESDÉMONA Dice que vuelve en seguida. Me ha mandado que me acueste y ha dicho que no te quedes.
EMILIA ¿Que no me quede?
DESDÉMONA Es su deseo. Así que, buena Emilia, me traes la ropa de noche y adiós. No debemos contrariarle.
EMILIA ¡Ojalá no le hubierais visto nunca!
DESDÉMONA Eso no. Mi amor por él es tanto que su enojo, censuras y aspereza..., suéltame esto,... tienen su encanto y donaire.
EMILIA He puesto las sábanas que dijisteis.
DESDÉMONA Es igual. ¡Ah, qué antojos tenemos! Si muero antes que tú, amortájame con una de esas sábanas.
EMILIA Vamos, vamos, ¡qué decís!
DESDÉMONA Mi madre tenía una doncella, de nombre Bárbara. Estaba enamorada, y su amado le fue infiel y la dejó. Sabía la canción del sauce, una vieja canción que expresaba su sino, y murió cantándola.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados