Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.46

Indice General | Volver

Página 46 de 61



OTELO ¿Ni a traerle el abanico, los guantes, el antifaz, ni nada?
EMILIA Jamás, señor. OTELO Sorprendente.
EMILIA Señor, apostaría el alma a que ella es honesta. Si pensáis otra cosa, desechad esa idea: os está engañando. Si algún infame os lo ha metido en la cabeza, ¡caiga sobre él la maldición de la serpiente! Si ella no es honesta, pura y fiel, no hay hombre dichoso: la esposa mejor es más vil que la calumnia.
OTELO Dile que venga. Vamos.
Sale EMILIA.
Ésta habla bien, Pero boba sería la alcahueta qu
no hablara así. ¡Y qué puta más lista!
Llave y candado de viles secretos; aunqu
se arrodilla y reza. Se lo he visto hacer

Entran DESDÉMONA y EMILIA.
DESDÉMONA Señor, ¿qué deseas? OTELO Ven aquí, paloma.DESDÉMONA ¿Cuál es tu deseo?
OTELO Deja que te vea los ojos. Mírame a la cara.
DESDÉMONA ¿Qué horrible capricho es éste?
OTELO [a EMILIA] Tú, mujer, a lo tuyo. Deja en paz a los que van a procrear. Cierra la puerta y tose o carraspea si viene alguien. ¡Tu oficio, tu oficio! ¡A cumplir!
Sale EMILIA.
DESDÉMONA Te lo pido de rodillas: ¿Qué significa lo que dices? Entiendo el furor de tus palabras, mas no las palabras.
OTELO Pues, ¿quién eres tú?
DESDÉMONA Tu esposa, señor. Tu esposa fiel y leal,
OTELO Vamos, júralo y condénate, no sea que, siendo angelical, los propios demonios teman apresarte. Conque doble condena: jura que eres honesta.
DESDÉMONA Bien lo sabe el cielo.
OTELO El cielo bien sabe que eres más falsa que el diablo.
DESDÉMONA ¿Cómo soy falsa, señor? ¿Con quién, para quién? OTELO ¡Ah, Desdémona, vete, vete, vete!
DESDÉMONA ¡Dios bendito! ¿Por qué lloras? ¿Soy yo la causa de tus lágrimas, señor? Si acaso sospechas que mi padre intervino en tu orden de regreso, a mí no me culpes. Si tú le perdiste, yo también le perdí.
OTELO Si los cielos me hubieran puesto a prueba con padecimientos, vertiendo sobre mí toda suerte de angustias y deshonras, sumiéndome hasta el labio en la miseria, cautivos mis afanes y mi ser, habría hallado una gota de paciencia en alguna parte de mi alma. Pero, ¡ay, convertirme en el número inmóvil que la aguja del escarnio señala en su curso imperceptible! Aun eso podría soportar, aun eso.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados