Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.38

Indice General | Volver

Página 38 de 61


Una sibila, que en el mundo había contado el giro del sol doscientas veces, cosió su bordado en profético furor; hicieron la seda gusanos sagrados y se tiñó en caromornia, que los sabios prepararon con corazones de vírgenes.
DESDÉMONA Pero, ¿es cierto? OTELO Cierto y verdadero, conque cuídalo bien. DESDÉMONA Entonces, ¡ojalá no lo hubiera visto nunca! OTELO ¿Eh? ¿Por qué?DESDÉMONA ¿Cómo es que hablas tan violento y excitado? OTELO ¿Se ha perdido? ¿No est á? ¡Habla! ¿Se ha extraviado? DESDÉMONA ¡Dios nos bendiga! OTELO ¿Qué respondes?DESDÉMONA Que no. Pero, ¿y si se hubiera perdido? OTELO ¿Cómo? DESDÉMONA Digo que no se ha perdido. OTELO Tráelo, que lo vea.
DESDÉMONA Podría traerlo, pero ahora no. Todo esto es una excusa para que olvide mi ruego. Vamos, haz que Casio sea rehabilitado.
OTELO
Tráeme el pañuelo. Tengo dudas.
DESDÉMONA Vamos, vamos. Nunca verás a hombre más apto.
OTELO ¡El pañuelo!DESDÉMONA Te lo ruego, habla de Casio. OTELO ¡El pañuelo !
DESDÉMONA Es un hombre cuya suerte siempre consagró a la amistad que te profesa, que compartió tus peligros...
OTELO ¡El pañuelo!DESDÉMONA
La verdad, eres injusto. OTELO ¡Dios!
Sale.
EMILIA ¿Conque no es celoso?
DESDÉMONA Jamás le vi así. Seguro que es la magia del pañuelo, Me apena mucho haberlo perdido.
EMILIA Un año o dos no revelan a un hombre. Todos son estómagos y nosotras, comida. Nos comen con hambre y, una vez llenos, nos eructan.
Entran YAGO y CASIO.
Mirad: Casio y mi marido.
YAGO No hay otro remedio: debe hacerlo ella. ¡Mirad qué suerte! Id a rogarle.
DESDÉMONA ¿Qué hay, buen Casio? ¿Alguna noticia?
CASIO Mi ruego, señora. Os suplico que, por vuestra favorable mediación,
yo pueda volver a existir y gozar de
afecto de aquél a quien, con toda l
entrega de mi alma, honro sin reservas. N
lo aplacéis. Si tan grave es mi delito qu
ni acciones pasadas, penas presentes
o intención de servicios futuros so
rescate suficiente de su afecto, e
beneficio de saberlo solicito. As
me envolveré en fingida complacencia, resignad
a seguir otro camino a
albur de la fortuna.
DESDÉMONA ¡Ah, noble Casio! Mi defensa no encuentra consonancia: mi esposo no es mi esposo, ni podría conocerle si tuviera el semblante tan cambiado como el ánimo. Os juro por todos los santos que por vos he hecho lo imposible, poniéndome al alcance de su enojo por hablarle con franqueza.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados