Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.37

Indice General | Volver

Página 37 de 61



DESDÉMONA Búscale. Pídele que venga. Dile que he intercedido con mi esposo en su favor y que confío en que todo irá bien.
GRACIOSO Hacer eso no rebasa los límites del entendimiento, conque voy a intentarlo.
Sale
DESDÉMONA ¿Dónde habré perdido ese pañuelo, Emilia? EMILIA No lo sé, señora.
DESDÉMONA Mejor habría sido perder mi bolsa llena de cruzados. Si mi noble Otelo no fuese magnánimo, ni estuviese limpio de la ruindad del celoso, bastaría para darle que pensar. EMILIA ¿No es celoso?
DESDÉMONA ¿Quién, él? Yo creo que el sol de su tierra le quitó esos humores. EMILIA Mirad. Aquí viene.
Entra OTELO.
DESDÉMONA Aho ra no voy a dejarle hasta que llame a Casio. -¿Cómo está mi señor?
OTELO Bien, mi señora. [Aparte] ¡Qué duro disimular!-¿Y cómo está mi Desdémona?
DESDÉMONA Muy bien, mi señor.
OTELO Dame la mano. Esta mano está húmeda. DESDÉMONA No conoce los años ni las penas.
OTELO Es señal de largueza y entrega. Caliente, caliente y húmeda. Esta mano es muy libre; necesita ayuno y oración, mucha penitencia, prácticas piadosas, pues encierra a un ardiente diablillo que suele rebelarse. Una mano buena, una mano abierta.
DESDÉMONA Bien puedes decirlo, pues con esta mano te di mi corazón.
OTELO Noble mano. Antaño la mano se daba con el corazón; en los nuevos blasones hay manos, mas no corazón .
DESDÉMONA No te entiendo. Vamos, tu promesa. OTELO ¿Qué promesa, mi bien? DESDÉMONA He hecho llamar a Casio para que te vea.
OTELO Me aqueja un penoso catarro. Déjame el pañuelo.
DESDÉMONA Toma. OTELO El que te regalé. DESDÉMONA No lo llevo. OTELO ¿No?DESDÉMONA No, de verdad.
OTELO Mal hecho. Ese pañuelo se lo dio a mi madre una egipcia: una maga que casi leía el pensamiento. Le dijo que, mientras lo tuviera, sería muy querida y a mi padre rendiría enteramente a su amor; mas que, si lo perdía
o regalaba, sería odiosa a los ojos
de mi padre, cuyo ánimo iría en pos d
otros amores. Al morir me lo dio,
me pidió que lo entregara a quien la suerte m
diera por esposa. Así lo hice. Tenl
en cuenta y quiérelo como a tus ojos. Perderl
o regalarlo acarrearía un
ruina incomparable

DESDÉMONA ¿Es posible?
OTELO No miento. Es la magia del tejido.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados