Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.8

Indice General | Volver

Página 8 de 61


Mas, con vuestra venia, referiré, llanamente y sin ornato, la historia de mi amor: con qué pócimas, hechizos, encantamientos o magia poderosa (pues de tales acciones se me acusa) a su hija he conquistado.
BRABANCIO Una muchacha comedida, de espíritu tan plácido y sereno que sus propios impulsos la turbaban, ¿cómo puede negar naturaleza, edad, cuna, honra, todo, y enamorarse de un semblante que temía? Sólo un juicio enfermo e imperfecto admitiría que semejante imperfección obrara así contra las leyes naturales; luego hay que buscar la causa del error en las artes del diablo. Por tanto, afirmo una vez más que él ha actuado sobre ella con brebajes que excitan el deseo
o filtros embrujados a propósito.
DUX Afirmar nada demuestra, si no aportáis pruebas más sólidas y claras que los débiles indicios y ropajes de las simples apariencias.
SENADOR 1.0 Hablad, Otelo. ¿Habéis subyugado y corrompido el sentimiento de su hija con astucia o por la fuerza? ¿O han sido los ruegos y palabras gentiles, de corazón a corazón?
OTELO Os lo sup lico, que vaya alguno al Sagitario a recoger a la dama, y que ella hable de mí ante su padre. Si me acusara en su relato, privadme de cargo y confianza, y sentenciad mi propia vida.
DUX Traed a Desdémona. OTELO Alférez, guíalos. Tú conoces el lugar.
Salen [YAGO y] dos o tres.
Mientras tanto, con la misma verdad con que al cielo confieso mis pecados, expondré a vuestros graves oídos la manera como alcancé el amor de esta bella dama y ella el mío.
DUX Contadla, Otelo.
OTELO Su padre me quería, y me invitaba, curioso por saber la historia de mi vida año por año; las batallas, asedios
y accidentes que he pasado. Yo se la conté, desd
mi infancia hasta el momento e
que quiso conocerla. Le hablé d
grandes infortunios, de lances peligroso
en mares y en campaña; d
cómo en la brecha amenazante logr
salvarme de milagro; de cómo m
apresó el orgulloso enemigo
me vendió como esclavo; de mi rescate
el curso de mi vida de viajero: entonce
pude hablarle de anchas grutas
áridos desie rtos, riscos, peñas y montañas cuya
cimas tocan cielo; de los caníbales qu
se comen entre sí, los antropófagos,
seres con la cara por debajo de los hombro
Desdémona ponía toda su atención,


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados