Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > Otelo (William Shakespeare)

 

Otelo (William Shakespeare) - pág.3

Indice General | Volver

Página 3 de 61


¡Vamos, arriba!
BRABANCIO ¡Cómo! ¿Habéis perdido el juicio? RODRIGO Honorable señor, ¿me conocéis por la voz? BRABANCIO No. ¿Quién sois? RODRIGO Me llamo Rodrigo.
BRABANCIO ¡Mal hallado seas! Te he prohibido que rondes mi casa; te he dicho con toda claridad que para ti no es mi hija, y ahora, frenético, lleno de comida y bebidas embriagantes, vienes de malévolo alboroto turbando mi reposo.
RODRIGO Pero, señor...
BRABANCIO No te quepa duda de que mi ánimo y mi puesto tienen fuerza para hacerte pagar esto.
RODRIGO Calmaos, señor.
BRABANCIO ¿Qué me cuentas de robos? Estamos en Venecia; yo no vivo en el campo.
RODRIGO Muy respetable Brabancio, acudo a vos con lealtad y buena fe.
YAGO ¡Voto al cielo! Sois de los que no sirven a Dios porque lo manda el diablo. Venimos a ayudaros y nos tratáis como salvajes. ¿Queréis que a vuestra hija la cubra un caballo bereber y vuestros nietos os
relinchen? ¿Queréis tener jacos y rocines en lugar de allegados y parientes? BRABANCIO ¿Y quién eres tú, desvergonzado?
YAGO Uno que viene a deciros que vuestra hija y el moro están jugando a la bestia de dos espaldas.
BRABANCIO ¡Miserable! YAGO Y vos,senador. BRABANCIO Rodrigo, de esto me responderás.
RODRIGO Y de cualquier cosa, señor. Mas atendedme si por vuestro deseo y sabia decisión, como en parte lo parece, vuestra bella hija, a esta hora soñolienta de la noche, no es llevada, sin otra custodia que la de un gondolero de alquiler, a los brazos groseros de un moro sensual... Si todo esto lo sabéis y autorizáis, llamadnos con razón atrevidos e insolentes. Si no, faltáis a las buenas costumbres con vuestra injusta condena. No penséis que, adverso a las normas de cortesanía, he venido a burlarme de Vuestra Excelencia Lo repito: vuestra hija, si no le disteis permiso, se rebela contra vos entregando belleza, obediencia, razón y ventura a un extranjero errátil y sin patria. Comprobadlo vos mismo: si está en su aposento o en la casa, caiga sobre mí toda la justicia por haberos engañado.
BRABANCIO ¡Encended lucesl ¡Traedme una vela! ¡Despertad a toda mi gente! He soñado una desgracia como ésta y me angustia pensar que es real. ¡Luces! ¡Luces!
YAGO Adiós, te dejo. En mi puesto no es prudente ni oportuno ser llamado a declarar contra el moro y, si me quedo, habré de hacerlo.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 44 45 46 47 48 49 50 >>>

Páginas  1-50   51-61  



Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados