Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Tempestad (William Shakespeare)

 

La Tempestad (William Shakespeare) - pág.42

Indice General | Volver

Página 42 de 43


ESTEBAN
Habría sido un dolor de rey.
ALONSO [indicando a CALIBÁN]
Es el ser más extraño que he visto.
PRÓSPERO
Y tan deforme en su conducta
como lo es en su figura. - Tú, vete a mi celda
y llévate a tus compinches. Si esperas
mi perdón, déjala bien arreglada.
CALIBÁN
Sí, lo haré. Y seré más sensato,
y pediré clemencia. - ¡Si fui tonto de remate
al tomar a este borracho por un dios
y adorar a este payaso!
PRÓSPERO
¡Vamos, en marcha!
ALONSO
¡Fuera, y dejad esos trapos donde los encontrasteis!
SEBASTIÁN
O más bien robasteis.

[Salen CALIBÁN, ESTEBAN y TRÍNCULO.]

PRÓSPERO
Señor, os invito a vos y a vuestro séquito
a mi celda, donde descansaréis
por esta noche, parte de la cual emplearé
en contaros lo que creo que la hará
pasar muy pronto: la historia de mi vida
y los distintos sucesos que acaecieron
desde que llegué a esta isla. Por la mañana
os llevaré a vuestro navío, y después,
a Nápoles, donde espero ver celebradas
las bodas de nuestros amados hijos;
de allí pienso retirarme a Milán, donde
una de cada tres veces pensaré en mi tumba.
ALONSO
Anhelo oír vuestro relato; sin duda
sonará asombroso.
PRÓSPERO
Os lo contaré todo,
y os prometo mar en calma, vientos propicios
y tan pronta travesía que alcanzaremos
a la escuadra real, ahora distante. -
Mi Ariel del alma, encárgate: Después,
sé libre en el aire y adiós. - Dignaos entrar.

Salen todos [menos PRÓSPERO].

EPÍLOGO

PRÓSPERO
Ahora magia no me queda
y sólo tengo mis fuerzas,
que son pocas. Si os complace,
retenedme aquí, o dejadme
ir a Nápoles. Con todo,
si ya el ducado recobro
tras perdonar al traidor,
no quede hechizado yo
en la isla, y de este encanto
libradme con vuestro aplauso.
Vuestro aliento hinche mis velas
o fracasará mi idea,
que fue agradar. Sin dominio
sobre espíritus o hechizos,
me vencerá el desaliento
si no me alivia algún rezo
tan sentido que emocione
al cielo y excuse errores.
Igual que por pecar rogáis clemencia,
libéreme también vuestra indulgencia.

Sale.

Según el texto original de 1623.
Gonzalo alude a un dicho inglés de la época, según el cual quien ha nacido para la horca nunca se ahogará.


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados