Juegos tradicionales, entretenimientos e información
    Home | Juegos Online | Biblioteca | Libros Clásicos | Crucigramas | Ingenio | Enciclopedia Juegos | Contacto

  Secciones > Libros Clásicos > La Tempestad (William Shakespeare)

 

La Tempestad (William Shakespeare) - pág.36

Indice General | Volver

Página 36 de 43


que cesaría nuestra labor.
PRÓSPERO
Eso dije cuando desaté la tempestad.
Dime, espíritu, ¿cómo están el rey y su séquito?
ARIEL
Agrupados del modo que ordenaras,
tal como los dejaste; todos prisioneros
en el bosque de tilos que resguarda tu celda.
No pueden moverse mientras no los liberes.
El rey, su hermano, el tuyo, los tres
están trastornados, y los demás les lloran
desbordantes de pena y desánimo, sobre todo
el que llamabas «el buen anciano Gonzalo»:
por su barba corren lágrimas cual lluvia
sobre un techo de paja. Tan hechizados están
que, si los vieras, te sentirías conmovido.
PRÓSPERO
¿Eso crees, espíritu?
ARIEL
Así me sentiría si fuese humano.
PRÓSPERO
Y yo he de conmoverme. Si tú,
que no eres más que aire, has sentido
su dolor, yo, uno de su especie, que siento
el sufrimiento tan fuerte como ellos,
¿no voy a conmoverme más que tú?
Aunque sus agravios me hirieron en lo vivo,
me enfrento a mi furia y me pongo del lado
de la noble razón. La grandeza está en la virtud,
no en la venganza. Si se han arrepentido,
la senda de mi plan no ha de seguir
con la ira. Libéralos, Ariel.
Desharé el hechizo, les restituiré el sentido
y volverán a ser ellos.
ARIEL
Voy a traerlos, señor.

Sale.

PRÓSPERO
¡Elfos de los montes, arroyos, lagos y boscajes
y los que en las playas perseguís sin huella
al refluyente Neptuno y le huís
cuando retorna! ¡Hadas que, ala luna,
en la hierba formáis círculos , tan agrios
que la oveja no los come! ¡Genios, que gozáis
haciendo brotar setas en la noche y os complace
oír el toque de queda, con cuyo auxilio,
aunque débiles seáis, he nublado
el sol de mediodía, desatado fieros vientos
y encendido feroz guerra entre el verde mar
y la bóveda azul! Al retumbante trueno
le he dado llama y con su propio rayo he partido
el roble de Júpiter. He hecho estremecerse
el firme promontorio y arrancado de raíz
el pino y el cedro. Con mi poderoso arte
las tumbas, despertando a sus durmientes,
se abrieron y los arrojaron . Pero aquí abjuro
de mi áspera magia y cuando haya, como ahora,


< Anterior  |  Siguiente >

<<< 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 14 15 16 17 18 19 20 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 31 32 33 34 35 36 37 38 39 40 41 42 43 >>>




Menú
Home
Biblioteca
Juegos Online
Juegos Flash
Crucigramas
Libros Clásicos
Sopas de Letras
Ingenio

En esta sección

Juegos, Cursos y
Enciclopedias gratis

Canales de tv online en vivo hd Cursos Gratis
Psicología
Biografías

Diccionario : A - B - C - D - E - F - G - H - I - J - K - L - M - N - Ñ - O - P - Q - R - S - T - U - V - W - X - Y - Z



Home | Biblioteca | Juegos | Crucigramas
  Acanomas.com : El mundo de los Juegos Acerca de Acanomas.com  


Copyright ©1999-2015 Nuevarena.com Todos los derechos reservados